Follow The WordPress.com Blog on WordPress.com

Cuando no hay nada, hay ser

«Qué serían las cosas y los seres si no hubiera mundo?
El horror de la existencia privada del mundo, el proceso mediante el cual lo que deja de ser sigue siendo, lo que se olvida tiene siempre cuentas pendientes con la memoria, lo que muere sólo encuentra la imposibilidad de morir, lo que quiere alcanzar el más allá siempre está más acá. Ese proceso es el día hecho fatalidad, la conciencia cuya luz ya no es la lucidez de la vigilia sino el estupor de la ausencia de sueño, es la existencia sin el ser…el hombre desaparece ante lo que sabe, a veces ante lo que quiere saber, hombre que aprende por cuenta de los hombres ha pasado del lado de los objetos, ora es agua, ora un guijarro, ora un árbol y, cuando observa, es por cuenta de las cosas; cuando describe, es la cosa misma que se describe…y es que el árbol conoce la debilidad de los hombres que sólo hablan de lo que saben
Así que estando terminado el mundo, acabada la historia, casi hecha humana, la naturaleza, la palabra pasa delante de la cosa y la cosa aprende a hablar.»

Soneto 75

«Un día escribí su nombre sobre la playa,
pero llegaron las olas y lo borraron;
de nuevo lo escribí con una segunda mano,
pero llegó la marea e hizo de mis penas su presa.
Hombre vano, dijo ella,
que en vano intentas algo mortal así inmortalizar,
pues yo misma como esto decaeré
y también mi nombre se borrará de igual modo.
No, dije yo,
que cosas más viles piensas en morir en el polvo,
pero tú vivirás por la fama:
mi verso tus virtudes raras eternizará,
y en los cielos escribirá tu glorioso nombre.
Donde, mientras la muerte todo el mundo someterá,
nuestro amor vivirá y después la vida renovará.»

Edmund Spencer «Amoretti» (1552-1599)

Fotografía de Al Weber
«Wave»
San Gregorian Beach
California 1965

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: