Follow The WordPress.com Blog on WordPress.com

Solo palabras

Solo palabras

Palabras que dicen y contradicen,
que otorgan y quitan,
que sueñan y despiertan,
que abrigan y dan frío,
que aman y odian,
que dan forma y deforman.

Palabras rellenando espacios,
supliendo el necesario vacío
que supo ser irreemplazable silencio.

Tan solo palabras,
que dan vida,
pero también matan…»

Por Leonardo Riccieri ©

Asómate y verás

Asómate y verás

«Asómate, no dejes de ver a través; te sorprenderá lo que verás.
Encontrarás a quien buscas, a quien has buscado desde siempre,
viajando por los lugares mas obvios, sondeando los lugares mas recónditos.
Ahora, al promediar los días, al abrir, abriéndote déjate sentir, sentirte, sin pensar mas allá de la representación mental y a la vez transgrediendo los límites corpóreos, internándote en lo mas profundo del ser que transcurre en el eterno instante de cada pestañear… atrévete»

por Leonardo Riccieri ©

Imágen por N D S

Despidiendo al sol

Despidiendo al sol

«Descansa hermano sol,
tiende te hasta desaparecer,
tus cansinos rayos
tiñen ya el ocaso
del color sagrado.

Deja a las sombras
protectoras de la noche,
refrescar los campos,
cobijar al enamorado.

Más no te olvides nunca de volver,
con renovadas ansias
esperamos siempre,
a tu luz y calor,
guiando nuestro florecer.»

por Leonardo Riccieri ©

El encuentro

El encuentro

«Transitando el bosque de la vida
iba aquel formidable oso de antaño,
con sus ojos tristes, paso firme,
arrastrando ese cuerpo de gran tamaño.

Perdida la mirada, también el rumbo,
huía sin saber de que, ni donde.
Alejándose del amor esquivo,
que otra vez, no tuvo.

Como dolorosa convicción,
negando la existencia
de los que hasta ese día
fue, su motor de vida.

Inexorable el destino cruzó
aquella niña de profundas marcas.
Atravesándose en una mirada,
sin saber porque, unieron sus almas.

Y desde aquel día,
tomados de la mano,
el oso corazón de niño
y la niña corazón salvaje,
recuperaron su esencia
para juntos, retomar el viaje.»

por Leonardo Riccieri ©

pintura de Michael Sowa

Alma de cuervo

“Rayos de sol asoman entre los árboles, dibujando sutiles destellos color azabache en tu negro plumaje. Tus ojos atentos, destilan misterio, mientras escudriñan hasta lo más recóndito del paisaje. Tu espíritu libre atraviesa la brisa flotando en el viento pintando invisibles trazos, usando al cielo como lienzo. Cuerpo de ave convertido en mujer, quedaste atrapado en su vientre creador, condenado a vagar por el bosque hasta que tu alma de cuervo decida… que forma tomarás hoy…”

por Leonardo Riccieri ©

Bandada

«Y aunadas sus almas, se elevaron
sobre las nubes de fuego,
que encendidas coronaban
el cielo del atardecer.

Montando al viento hermano
sintiendo su fuerza levantaron sus alas,
y siempre, con la mirada al frente,
pusieron proa a la eternidad…»

por Leonardo Riccieri ©

Imagen by Linus

Amanecer entre los árboles 

«Inmóviles caminantes transitan la bruma
en medio de una imperturbable quietud
solo imterrumpida por la brisa
que mece sus caprichosas ramas.

Formas difusas al trasluz del amanecer,
abrigo del viajero han de ser,
hasta el fin de los tiempos,
desde la tierra, hacia el cielo,
árboles de ensueño no dejarán de crecer.»

Por Leonardo Riccieri ©

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: