Follow The WordPress.com Blog on WordPress.com

El mar

“Si… el mar tiene ese algo que atrae y te lleva lejos, te hace perder en su inmensidad, con el musical rumor de las olas, danzando en su desacompasado vaivén sin fin, como la mejor compañía a la silenciosa soledad de todas las almas que se internan en él, sin ni siquiera tocar sus aguas.”

por Leonardo Riccieri ©

Ausencia

“Esta anunciada ausencia parece nunca terminar, se ha convertido en un detenido tiempo muerto que se niega a pasar. Sentir contenido va inundando el pecho, perceptible sensación de malestar, se eleva, desbordando ojos, que fijos en la nada, son atravesados por cristalinas lágrimas, que, brotan y caen pesadas por la pendiente de mis mejillas, una tras otra, sin cesar…
como un río de desamor buscando el desahogo en el mar.”

por Leonardo Riccieri ©

Cruzando el mar

“Hasta que te vuelvas a ver
en el reflejo de mis ojos los días discurren como un ondulante ciclo sin fin. Por la mañana estoy navegando contigo en las calmas aguas de un manso río. Pero al avanzar el día, desemboca en un bravo mar de sueños, y allí abandonado a la zozobra me voy hundiendo, lento, inerte mirando como se va extinguiendo la luz solar que entibia la superficie… cayendo hacia lo profundo, como buscando un inexorable fondo que nunca llega. Me siento como una brújula que perdió el norte, totalmente a la deriva, un alma buscando rumbo, ése, que sé, no voy a encontrar hasta que te vuelvas a ver en el reflejo de mis ojos.”

por Leonardo Riccieri ©

La vida no es como las películas

“Cuántas veces he escuchado esas palabras. De cuántas personas distintas, e invariablemente solo pude contestar con una sonrisa. Pero siempre he quedado pensando. La mayoría de las veces, pude elaborar una respuesta, diferente, deacuerdo a lo vivido hasta ese momento supongo. Hace poco, la volví a escuchar y de una persona a la que me hubiera gustado decirle algo más. Pero solo fue, otra vez, una silenciosa sonrisa. No le pude decir que los que usan esa frase, en realidad, no saben nada de la vida. Si supieran, sabrían que cada mañana se visten con las ropas del personaje que les toca, ese que varía más que el mismísimo vestuario, y salen al escenario vital a recitar el guión aprendido. Solo de vez en cuando, unos pocos se atreven a improvisar algo y… casi siempre, por casi todos, son malinterpretados, hasta, se les teme, si, quienes tienen miedo que la película cambie, que no sea la misma del libreto original, el impuesto por la dirección. No importa si los que lo escribieron ya no están. Ni siquiera si el propósito inicial nunca se cumple. La ironía es que son pocos los actores que triunfan, que trascienden, y siempre son los que mejor improvisan…”

por Leonardo Riccieri ©
Fragmento de Reconociéndome ©

Quien soy

“Hoy siento,
ni siquiera existo
soy, sin pretender
solo siendo.

Indistinto nombre
sin significado ya,
alma pura
inexplicable ser…

Ojos abiertos
de una mente ciega
ventanas del alma
donde asomarme ya…”

por Leonardo Riccieri ©

Crónica del sueño

“Arrastrado por una fuerza incontenible, inútil resistencia, sin la convicción suficiente los sentidos se van apagando.
La mirada fija en un punto, imperceptible los párpados se van cerrando, el cuerpo ya no se percibe, el mundo cambia, comienza la inexistencia, el total vacío, el abandono a la consciencia.
Oh! sueño reparador, que mil ideas fueron forjando, hasta donde llegaré hoy, en esta danza inmóvil que al ritmo del silencio me va llevando.
Hasta que restaurados lo sentidos, otra vez emergen, al mundo de los seres despiertos, y aunado otra vez a esta realidad sin sentido, comprender quizás pueda que es más fantasía deambular por la vida que entre sueños y sus estrellas.”

por Leonardo R. Riccieri ©

Bajo el mismo cielo

“En esta noche oscura
la cálida brisa
se siente dulce
como tus caricias.

Las luciérnagas se encienden
para adornar la noche
con su amarillento brillo,
mientras el silencio es quebrado
por un coro de grillos.

Mirando el cielo
puedo sentirte en cada estrella
sabiendo que su luz
ilumina tus ojos buenos.

Tan cerca del lago estás amor,
seguro puedes de sus aguas
escuchar el rumor,
que aunque la distancia
se imponga hoy,
tan solo hay,
un latido entre tú y yo.”

por Leonardo Riccieri ©

Sentirte en mi

“Te siento en mis brazos,
cuando mis manos dibujan tu piel
y tu piel define el sentido de mis caricias.

Te siento estremecer bajo mis dedos
cuando los escalofríos que te recorren me invaden,
llevando tus latidos como la brisa en primavera
que envuelve mi cuerpo y me eleva.

Te siento en mis labios,
cuando en mil besos te recreo,
mientras susurros emanan de mi alma
para agasajar tus oídos.

Te siento en mi aire
cuando respiro tu fragancia
que me pierde y embriaga.

Te siento en mi
cuando al trasponer el tibio portal de tu deseo
tus gemidos se hacen canto,
para derramar mi amor en tus entrañas,
y por fin… sentirme en ti…”

por Leonardo R. Riccieri©

sentirmeenti

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: